Cómo planificar tu día para tener tiempo de colorear

Quiero ayudarte a que cada día tengas tiempo para ti. Quiero que tengas ese momento para poder colorear tranquilamente y disfrutar de sus beneficios. Y como sé que no es algo fácil, en este post quiero contarte cómo yo lo hago, lo que a mí me funciona, sin trucos y sin convertirte en superwoman.

El tiempo siempre es el mismo, todas tenemos 24 horas al día, por lo tanto, no se trata de tener más horas (que tampoco puedes) sino de cómo planificas e inviertes ese tiempo que tienes. Aquí está la diferencia entre las que conseguimos crear esos momentos para nosotras y las que no, la planificación que hacemos de nuestros días.

Podemos decir que la planificación es nuestra mejor aliada. Planificando conseguirás claridad, poner foco y ser más productiva. Pero ojo, no quieres ir corriendo y revolucionada para llegar a todo, se trata de ser realista con lo que te da tiempo de hacer en un día y encontrar el equilibrio entre responsabilidades y tiempo libre. ¡Así que empezamos!

Lo primero que debes hacer es escoger el soporte que usarás para planificar tu día. Puede ser digital, como el calendario de Google, o en formato papel como una agenda, un planificador semanal, etc. Lo importante es que te guste el formato para que te sientas cómoda. Yo, por ejemplo, planifico todo en papel, porque me encanta poder escribir a mano, subrayar con colores y la gran satisfacción de marcar cuando algo está terminado.

Una vez sabes dónde vas a planificar, preparas una lista de todo lo que quieres hacer ese día. Por ejemplo: trabajar, hacer una gestión, llamar a tu madre, hacer la compra, ir al gimnasio, preparar la comida, jugar con los niños, enviar ese email, etc. Y lo más importante, una de esas tareas es “mi momento”, ese rato para ti para hacer lo que quieras, como ponerte a colorear. Incluyendo esta tarea, estás creando ese tiempo para ti, porque le estás dando prioridad y la pondrás en tu planificación para que suceda.

Ahora vas a tu agenda y empiezas a escribir las tareas en el orden que van a pasar, y bloqueas más o menos el tiempo que te llevará cada una. Por ejemplo, si sales del trabajo y tienes 2 horas antes de recoger a los niños, ahí te pones: llamar a tu madre, hacer la gestión, mandar el email… Y así sabes que en ese rato vas a hacer solo eso. Entonces, cuando ya estés en casa y puedes tener tu momento, escribes la tarea “mi momento” y el tiempo que vas a dedicarte, para que así cuando llegue la hora sepas que ese tiempo es para ti y que lo hagas. Aquí es importante lo que te decía antes de ser realista, si te pones muchas tareas, no tendrás tiempo físico de hacerlas y te frustrarás pensando que no has conseguido hacerlo todo, cuando la verdad es que no era una planificación real. Por eso te digo que no tenemos que ser superwoman, tenemos que ser mujeres reales que se planifican y llegan a lo que quieren llegar cada día.

En resumen, para tener tiempo de colorear, necesitas planificar tus días y definir y bloquear un espacio de tiempo para ti, para tener tu momento. Solo así conseguirás que suceda y que no te dejes llevar por las prisas y el ritmo frenético del día a día.

Espero que mi experiencia te ayude a vivir más organizada, tranquila y con más tiempo para colorear.

Un abrazo,

Laura 🧡

Últimos artículos del blog:

Aprende a colorear a diario para encontrar la calma

Descarga mi guía gratuita "Los 7 pasos para conseguir colorear cada día y gestionar el estrés" ¡Y empieza hoy mismo!

Quiero la guía